Los cinicos no sirven para este oficio

Ryszard Kapuscinski fue quizas el mejor reportero que ha habido en la historia del periodismo, originario de Bielorusia es conocido y admirado por el trabajo que realizó en el continente Áfricano, sus reportajes (parte de ellos incluidos en sus libros) y ensayos son la herencia que él le dejó al mundo tras abandonarlo el 27 de enero de 2007.
En ningún momento fue mi idea escribir a cerca del libro de Kapuscinsky cuyo titulo se encuentra al inicio de esta entrada, no, lo que busco es hablar a cerca del personaje que lo escribió, ¿Y por qué ese titulo para la entrada?, pues porque la impresión más grande que dejó la obra de Ryszard en mi vida se encuentra plasmada en esa obra suya. “Los cínicos no sirven para este oficio”, y creo yo que para ninguno, obviamente ese titulo hace referencia al oficio del periodista, del buen periodista, que es incompatible con el cinismo, ya que su trabajo está comprometido con la honestidad y objetividad, eso es al menos lo que creo yo.
Hace algunos días me encontraba escribiendo una crónica que titulé “El Oficio del Periodista”, no es que yo lo sea, definitivamente no lo soy; pero he tenido la oportunidad de charlar con algunos de los buenos periodistas, y fue en base a esas conversaciones que realicé mi crónica, en la cual cito un artículo de Jorge Gómez Naredo titulado “Las enseñanzas de Kapuscinsky” cuya idea central gira en torno a una de las ideas propuestas por el mismo Kapuscinsky en el libro que cité en el parráfo anterior: “Es un error escribir sobre alguien con quien no se ha compartido al menos un tramo de vida”, Jorge retoma esta idea, descrita originalmente por el periodista polaco, y no solo la aplica al periodismo sino también a la política y el gobierno, porque todos estos elementos de la sociedad deben estar comprometidos con todos los sectores de la misma, y esa es, creo yo, la idea que siempre quizo expresar dicha frase.
Kapuscinsky es reconocido y admirado por los reportajes que realizó en África, en los cuales no se mostró como el periodista normal que llega al lugar de los hechos en el momento cúspide del problema y se retira, no, él llegó al continente y vivió en él como cualquier otro africano valiendose de los recursos que estaban a su alcance, a veces pasando carencias y viviendo periodos enteros de incomunicación con su editor, Kapuscinsky obtenía su información conociendo y platicando con la gente del lugar, no como periodista más bien como persona. Durante su estancia en el continente africano se encargó de hacer reportajes sobre el fin de los imperios coloniales en África, y no sólo eso tambien presenció guerras y golpes de estado en Europa, Asia y América. Una de las grandes figuras del periodismo, es respetado y estudiado por aquellos que todavia pensamos que el periodista es un ser de carne y hueso incompatible con el cinismo.
Sin lugar a duda el legado de Kapuscinski es mucho más extenso, y aunque yo intentara describirlo todo jamás podría llegar expresar absolutamente todas sus ideas con la claridad que cada una merece, y tampoco es mi idea hacerlo, mi unica intención era por medio de esta sencilla entrada recordarle al mundo uno de los muchos nombre que no pasarán al olvido: Ryszard Kapuscinski.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: